El cuerpo tántrico

"Vivir, "existirse como tántrika", es vivir en un universo que se siente permeado por la energía divina, un conjunto energético en el que el cuerpo se halla inmerso, formando parte de él y reflejándolo en su estructura. Un cuerpo donde las fuerzas sobrenaturales, las divinidades, están presentes, animándolo y vinculándole al cosmos; un cuerpo de estructura y vida divino-humana. Un cuerpo que además es un cuerpo yóguico."


"Tantrismo y yoga son, en efecto indivisibles. La importancia del cuerpo en el mundo de los tantras es, de hecho, tan grande que podrían tratarse todos los aspectos del ámbito tántrico en términos del cuerpo. Por otra parte, la India le ha concedido, desde los orígenes un lugar particular en su visión del mundo y el ser humano." 

"El yoga en concreto es una prueba. No hay liberación dice un antiguo texto, más que para ser encarnado. El tantrismo que admite los medios del mundo para encaminarse hacia la salvación, no podía sino acentuar esta importancia, llevándola al extremo."


"En las tradiciones shivaítas de la Kula hay deidades que habitan el cuerpo y animan los sentidos. En todas las tradiciones se presentan en el cuerpo las divisiones cósmicas y la geografía mística: “Aquí en mi cuerpo se encuentran el Ganges y el Yamuna …Prayag y Benarés…aquí están todos los sitios sagrados. No he visto nunca un lugar de peregrinación y de felicidad semejante a mi cuerpo”, decía Saraha en el siglo XII. Sí, es verdad, fue un sahajiya budista, pero un tántrika hindú podría haber dicho algo parecido, pues, casi siempre uno se encamina hacia la liberación a través de una ascesis a la vez corporal y mental de dimensión cósmica."


"Pero en realidad –hay que decirlo- la manera tántrica de concebir el cuerpo y de vivirlo no es más que una variante (especialmente intensa, tal vez ritualizada y algo extraña) de una forma general, tradicionalmente índica de concebir, y por tanto, de vivir el cuerpo."

"Los dioses están en el cuerpo como vacas en un establo”, decía ya el Atharava-veda. El cuerpo ha sido desde el principio- desde las antiguas Upanishads-considerado como un microcosmos; y a veces el macrocosmos, a su vez como un cuerpo inmenso. En el mundo hindú sea tántrico o no, cuerpo y cosmos no se separan."

Referencia. Tantra, la tradición hindú. André Padoux.pp121-122

Comentarios

Entradas populares